J.R.R.Tolkien

Como tantas generaciones de autores que hemos mamado fantasía de la mítica y grandiosa Tierra Media, no puedo sino inclinarme ante la mente fabulosa y única del Padre de la Fantasía Moderna: John Ronald Reuel Tolkien.

tolkien

Más allá del simple relato, de la extraordinaria aventura y la espectacular puesta en escena, hoy día al alcance de todos, lectores o no, con las adaptaciones cinematográficas de El Señor de los Anillos y de El Hobbit, el talento colosal de Tolkien radica en su capacidad de instruir en los valores más básicos en internacionales del ser humano: la amistad, el respeto por la naturaleza, la aversión a la violencia, la fuerza de la voluntad y de los buenos actos.

Para mí Tolkien fue mucho más que otro autor de mi infancia. Fue un maestro silencioso, cuyo mundo genial fue el gérmen de escritura y fantasía necesarios para dividir mi mente en mil caminos maravillosos que dieran forma a su vez a mundos propios, con su cosmología, sus leyendas y su complejidad, muy al estilo del trabajado universo del maestro Tolkien.

Tolkien fue lingüista además de un soberbio contador de cuentos y ese conocimiento le permitió crear con todo lujo de detalles nuevas lenguas, más o menos desarrolladas a término, como el quenya o el sindarín. Aquello fue un descubrimiento muy relevante en mi tierna infancia ya que asumí que no todos los lenguajes estaban inventados y que, si quería, podía crear el mío propio. Comencé adaptando una cadena de runas, entre nórdicas y tengwar, para comunicarme con mis amigas del colegio y después, al comprender la vasta complejidad e importancia que tienen las lenguas en el desarrollo de las culturas, quise aprender cuantas más lenguas mejor para conocer intrínsecamente otras culturas distintas a la mía.

Así pues, querido Beren, fuiste el responsable de que desde muy muy pequeña, comenzara el sendero de la fantasía que aún hoy tiene tanta importancia en mi vida. Fuiste el responsable de abrirme la mente a la complejidad de las culturas en relación con sus lenguas y formas de expresión. Fuiste el responsable de que empezara muy joven a expandir mi mente y mi pensamiento en juegos de rol en una buhardilla en la sierra, de que empezara a escribir y a soñar con mundos fantásticos, de que mi estructura mental esté condicionada y dirigida por valores que tan bien supiste introducir entre tus letras…

Por todo ello, te doy las gracias, estés donde estés, más allá de los Puertos Grises.

Beren y Luthien

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .